Nota informativa

Ante la declaración por parte del Gobierno, y la inminente publicación del Real Decreto, del estado de alarma para la gestión de la situación de

Saludos del Director

Las residencias escolares, según indica la Ley de Educación de Andalucía, son centros públicos que acogen en régimen de familia sustitutoria a aquellos alumnos y alumnas que cursan estudios postobligatorios fuera de su lugar de origen o a aquellos otros de enseñanzas obligatorias cuyas situaciones personales o familiares así lo aconsejen.

La función de las residencias es básicamente compensadora e integradora al facilitar el acceso a estudios al alumnado que, por cuestiones socioeconómicas, por pertenecer a núcleos de población rural diseminados o por circunstancias familiares, tiene dificultades para ello. En la actualidad se les demanda también realizar funciones que favorezcan la igualdad de oportunidades y la equidad en la educación.

Por ello la Residencia escolar Ana María Martínez Urrutia se esfuerza en llevar a cabo acciones que contribuyan a la consecución de esos objetivos, mediante la tutoría del alumnado para poner de manifiesto sus aptitudes e intereses con objeto de orientar su proceso de desarrollo personal, de aprendizaje y de toma de decisiones académicas y profesionales y con la oferta de un amplio abanico de actividades formativas, culturales, lúdicas y deportivas, sin olvidar los programas de apoyo y refuerzo educativo llevados a cabo por nuestros educadores y otro personal especializado.

Todos estos medios que la sociedad pone a disposición de nuestros alumnos y alumnas, en muy alto grado son aprovechados por ellos y se traducen en el éxito personal de cada uno cuando finaliza unos estudios que, sin la residencia escolar, no hubieran sido posibles.

Vosotros, alumnos que ahora os asomáis a esta ventana abierta que nuestro centro tiene en la red, animaos a compartir con nosotros la experiencia del compañerismo, de la solidaridad, del estudio y de la diversidad en una residencia escolar que se renueva cada año con las ilusiones de los que acceden a ella por primera vez y conforman, con los que repiten experiencia, una gran familia en la que se puede confiar.